Shop More Submit  Join Login
×

:iconmarvbkr: More from Marvbkr



More from deviantART



Details

Submitted on
July 1, 2012
File Size
14.0 KB
Link
Thumb

Stats

Views
872 (1 today)
Favourites
8 (who?)
Comments
8
×


El tiempo había transcurrido desde que las princesas del sol y la luna vencieron al temible Discordia. Toda Equestria había vuelto a la normalidad,  pareciera que sus habitantes ya habían olvidado el incidente del palacio, lo que era bueno. Nadie quería recordar a aquel ser que estuvo a punto de acabar con todo el reino.
Dentro del palacio, en la habitación de Midna, se encontraba la joven unicornio y  la princesa Celestia.

– Su majestad. Aun no entiendo porque las gemas han perdido parte de su brillo – Midna miraba desconcertada a los elementos de la armonía.

Al parecer, después de la batalla contra Discordia los elementos de la armonía habían perdido parte de su poder, se podía notar al verlos que sus colores brillantes se habían opacado un poco.

– Después de  que usted majestad  y su majestad  Luna usaran las gemas para vencer a Discordia. Las gemas perdieron algo de su brillo y además le aparecieron estas  cuarte aduras –  Midna señaló a las gemas.

Celestia observaba las cuarteaduras de las gemas.

– No había otra alternativa, nosotras usamos el  poder de las gemas para derrotar a Discordia, tal vez… usamos más de lo que debimos – Celestia había colocado una cara de angustia.

– Los elementos de la armonía debieron de haber utilizado demasiada magia para lograr frenar la esfera de caos de Discordia  – Dijo Midna mientras seguía viendo las cuarteaduras, entonces ella notó la cara de Celestia.

– ¡N-o no se preocupe tanto, su majestad!  Ya verá que encontrare una solución, y estas gemas volverán a estar como nuevas – Midna reía nerviosamente.

Celestia sabía que su estudiante trataba de animarla, por lo que la alicornio sonrió.

– Ya verás que hallaremos  la forma de restaurar el poder de estas gemas, así que no te esfuerces demasiado… mi estudiante número uno.

Midna tan solo se sonrojó – S-si, su majestad.

Mientras tanto, Luna se encontraba dando un paseo por los jardines. La joven princesa se sentía en calma, sabía que todo ya había terminado. La joven alicornio se detuvo por un  instante para sentir los cálidos rayos del sol que tocaban su cuerpo, ella al sentirse en calma cerró sus ojos. En su interior sentía que la paz estaba restablecida y que Celestia y ella podían estar tranquilas.

– Luuunaa.

Repentinamente, Luna  había escuchado  una débil voz que la llamaba por lo que abrió  sus ojos, pero al revisar a su alrededor no había nadie. La princesa  creyó que tan solo había sido su imaginación, por lo que volvió a relajarse, pero de pronto, escuchó  la  misma débil voz.

– ¿¡Quien es!? – Luna miraba confundida a su alrededor tratando de identificar de donde provenía aquella voz.

– ¡Muéstrate! – La princesa al no ver a nadie comenzaba a asustarse.

– ¡Oh! Aquí estas, Luna – Entonces, la joven alicuerno giró y vio a su hermana Celestia.

Luna al ver a su hermana mayor se sintió más segura.

– ¿Con quién hablas, hermana? – Celestia al ver a su hermana no pudo ocultar su sonrisa.

– Vamos, traviesa. No deberías hablar tu sola afuera. Para ello, hazlo mejor en tu habitación como yo lo hago  – Celestia comenzó a reír.

– No, no es eso hermana. Acaso… ¿No escuchaste esa voz?

– ¿Voz? ¿Cuál voz? – Celestia miró a su alrededor, pero no logró ver nada.

– Descuida, hermana. Tal vez solo lo haya imaginado – Luna trataba de tranquilizar a su hermana mayor.

– ¿Segura, Luna? – Preguntó Celestia.

– ¡Claro que sí, hermana! ¿Sabes? Últimamente no he podido dormir bien. Así que iré a recostarme un poco – Luna sonrió.

– Si quieres… puedo acompañarte hasta tu habitación.

Celestia  le sugirió su hermana que ambas podían descansar juntas.

– Descuida, hermana. Estaré bien, además tienes otras tareas más importantes – Y así, Luna se dirigió al interior del palacio.

Celestia solamente vio como su hermana se alejaba. Para Celestia, Luna lo era todo, por lo que en ocasiones resultaba muy sobreprotectora.

El viaje de la joven princesa  a su habitación se le  había hecho eterno, ya que, durante todo el viaje, Luna seguía escuchando aquella voz que la llamaba.

Al fin la alicornio había podido llegar a su habitación, ella entró e inmediatamente se recostó en su cama, cerró sus ojos para tratar de conciliar el sueño, sin embargo aquella voz  no se lo permitía, ya que  seguía llamándola.

Esto hizo que Luna comenzara a desesperarse, por lo que abrió sus ojos, al abrirlos lo primero que miró fue hacia el espejo de su habitación.

– No puede ser… – Dijo Luna sorprendida.

En el espejo, Luna vio a una pony de color azulado obscuro con alas y un cuerno. En su costado tenía una marca de una luna. Aquella pony era idéntica a  la princesa de la noche.

Luna sabía que no podía ser ella, ya que ella se encontraba  recostada en su cama y la otra pony estaba de pie. La otra pony sonreía a Luna.

– ¿Tú eras la que me estaba llamando? ¿Quién eres? – Preguntó la joven Luna, mientras la otra pony miraba fijamente a la alicornio.

– Tú sabes quién soy. Tú me conoces muy bien, siempre hemos estado juntas.

Aquellas palabras comenzaron a incomodar a Luna. A lo que ella volvió a preguntar.

– ¿Quién eres?

La otra pony sonrió – Yo… soy tú, Luna.

Al escuchar las palabras de la otra pony, la alicornio azulada sintió un escalofrió y con temor preguntó.

– ¿D-de qué estás hablando? – Luna se levantó de su cama y se dirigió hacia el espejo.

– Como mencione antes, Luna… Yo soy tú y tú eres yo. Tan solo soy una parte de ti – Respondió la otra pony.

– ¿De mí? ¿Y q-qué es lo que deseas? – Para Luna, el tener una conversación consigo misma le parecía extraño.

– Tan solo he venido para pedirte un favor.

– ¿Un favor?... anda, puedes decírmelo –Respondió Luna.

La otra alicornio soltó una pequeña risa – Luna ¿Por qué nadie te aprecia?

Luna retrocedió al escuchar la pregunta de la otra pony  – ¿De qué hablas?

La otra Luna prosiguió – Si no mal recuerdo, nuestra  querida Celestia nos prometió que haría algo al respecto con nuestra noche para que  fuera admirada por todos. Han pasado ya dos meses desde el incidente con ese ser que atacó nuestro hogar y aun no ha ocurrido nada.

Luna no sabía que responder – Eso es… eso es porque mi hermana me dijo que lo tomara con calma, que esperara un poco más.

– ¿Un poco más? ¿Cuánto tiempo más nos ignorara Celestia?

Por un momento Luna quedó en silencio. Esas palabras le recordaron a Discordia.

– Suenas como a Discordia, ¡Esta vez no me engañaras!

La otra pony al escuchar lo que había dicho la joven princesa comenzó a reír.

– ¿Qué es tan divertido? ¡Responde!

La otra Luna cesó su  risa y miró a la joven alicuerno.

– ¿Discordia, dices? Sabes muy bien que aquel día lo vencimos con el poder de los elementos de la armonía. Lo que yo te estoy diciendo tan solo es lo que realmente piensas.

– ¡No es verdad!  Veras que mi hermana cumplirá con su palabra.

La otra Luna contestó – Si realmente crees en nuestra falsa hermana... pruébalo.

– ¿Cómo? –Preguntó Luna.

– Dentro de pocas horas nos corresponderá sustituir el día  por la noche. Si confías tanto en Celestia, no le importara que alarguemos un poco más la noche.

Luna rápidamente contestó – No puedo hacerlo. Mi hermana dice que este mundo debe estar en equilibrio y si hago algo como eso lo rompería.

– Tal parece que no confías después de todo en Celestia. Si realmente le importamos… no se molestara – La otra Luna trataba de convencer a la princesa.

Esto hizo que Luna quedara pensativa por un momento.

– Entonces, Luna… ¿Aceptas?

La alicornio quedó en silencio, pero al final aceptó.

– Pero… no tengo el poder suficiente para poder mantener más tiempo la noche.

La otra Luna entusiasmada le respondió  – ¡Por supuesto que la tienes! Solo confía en ti. Recuerda que fuimos capaces de romper el portal que tenía aprisionada a Celestia. Nosotras tenemos un gran poder.

La otra alicuerno comenzó a desvanecerse del espejo mientras repetia.

– Recuerda, Luna. Mantendremos por más tiempo la noche...

Al desaparecer la otra pony, la joven princesa se recostó en su cama. No sabía que pensar ¿Acaso la otra Luna realmente era su verdadero ser? ¿A Celestia no le importaría que se alargara la noche? Muchos pensamientos pasaban por la mente de la joven princesa hasta que finalmente se quedó dormida.

Las horas habían pasado, el día estaba a punto de terminar, en ese momento Luna despertaba. Para ella, esas horas habían pasado rápido, como si tan solo hubiera cerrado brevemente sus parpados.  

La princesa se levantó con pesar e inmediatamente se dirigió al lugar donde sustituiría al día por la noche.

Al llegar, no había nadie, ni siquiera se encontraban los guardias. Entonces, Luna se acercó al lugar donde haría el cambio, el lugar era un balcón donde estaban dos estatuas, una de Celestia y la otra de Luna, y en el suelo del balcón se apreciaba la imagen del sol y la Luna.

Luna  se paró encima de la imagen y cerró sus ojos, antes de que comenzara a usar su magia recordó lo que había dicho la otra Luna.

– (Si realmente le importamos… no se molestara).

Entonces, la alicuerno comenzó a usar su magia para traer la noche. Pronto, el cielo comenzó a obscurecer, pero esta vez, casi ninguna estrella se hizo presente.

– ¿Qué ocurre, Luna? – Luna al reconocer la voz abrió sus ojos y miró detrás.

Celestia estaba atrás de ella.

– Esta vez no has puesto casi estrellas – Celestia miraba al cielo.

– Eh… tan solo trato de crear una nueva noche – Luna sonrió nerviosamente.

Celestia al mirar a su hermana soltó una pequeña risa – De acuerdo, hermana. Que tengas éxito con tu nueva noche – Celestia se retiraba del lugar.

Luna al ver que Celestia se había marchado soltó un suspiro. La joven princesa había quedado nuevamente sola.

La alicuerno se sentía nerviosa, pensaba que si lo mejor habría sido contarle a su hermana mayor lo sucedido, pero también le intrigaba la reacción de Celestia al hacer que la noche durara más tiempo. Luna miraba su creación y sin darse cuenta un aura obscura comenzaba a formarse alrededor de su cuerpo.

Pasaron las horas, la noche yacía sobre toda Equestria, pronto el día llegaría. En ese momento, Celestia se dirigía al balcón del palacio  y vio que su hermana menor aun permanecía en ese lugar.

– ¿Permaneciste toda la noche aquí, Luna?

Sin embargo, la alicuerno no respondió, su rostro  permanecía agachado mirando al suelo

– Sera mejor que descanses un poco, hermana – Comento Celestia mientras se acercaba al lugar para usar su magia.

Luna seguía sin moverse y sin hablar. Celestia no tomó mucha importancia, creía que su hermana tan solo estaba cansada.Entonces, Celestia comenzó a usar su magia.

– No lo hagas – Dijo Luna en voz baja.

– ¿Qué dijiste, hermana? – Preguntó Celestia.

– Dije que… ¡No lo hagas! – Exclamó Luna.

– ¿De qué hablas Luna? – Celestia sorprendida miró a su hermana.

– La noche debe durar un poco más hermana, al fin los ponys verán mi noche – Luna sonreía de una manera perturbadora.

– ¿Pe-Pero de que estás hablando Luna?  Recuerda que juntas debemos mantener el equilibrio. Aunque me lo pidas no puedo aceptar que la noche dure un poco más.

Celestia notó que los ojos de Luna brillaban con un tono amarillo.

– Lo siento hermana, pero ya está decidido. No dejare que nadie interfiera en mi plan… aunque se trate de ti, Celestia.

Lagrimas comenzaban a brotar de Celestia al escuchar las palabras de su hermana menor, realmente no sabía porque su hermana actuaba de esa forma

– ¿P-por qué? ¿Por qué haces esto Luna? – Preguntó Celestia.

– ¿Por qué? ¿Eso me preguntas, Celestia? Tan solo quiero que todos los ponys… ¡Me reconozcan! ¡Que sepan que existo!

– Luna, todos te aprecian. Todos te aman… yo te amo Luna, eres la pony mas…

– ¡Silencio! – Luna atacó a Celestia haciendo que Celestia se estrellara con una de las paredes del palacio.

– ¡No quiero escuchar mas de tus mentiras, Celestia!

De repente el cuerpo de Luna empezó a brillar y al mismo tiempo comenzó a cambiar. Su pelaje azulado obscuro cambio a negro, su crin desprendía una energía obscura mientras que sus facciones cambiaron a las de un alicuerno adulto.

Celestia no podía creer lo que veía.

– ¡Hermana! ¡De ahora en adelante ya no te refieras a mí como Luna!

Unas grandes nubes en espiral comenzaron a formarse encima del palacio de Canterlot. Mientras, en el pueblo todos los ponys que salían de sus hogares veían con temor lo que estaba aconteciendo en el palacio.

Luna alzó sus alas y comenzó a elevarse.

– ¡A partir de hoy! ¡Todos me conocerán como… Nightmare Moon!

En ese instante, un gran rayo cayó encima del lugar donde se encontraba Celestia.
Octavo capitulo de mi FF.
Add a Comment:
 
:iconroger334:
Roger334 Featured By Owner Jun 6, 2013  Student Filmographer
Es de los mejores fanfics que he leído en mi vida. ¡ Increíble ! :D
<3
Reply
:iconmarvbkr:
Marvbkr Featured By Owner Jun 13, 2013
Je je... gracias, Roger334 por leerlo. Espero que puedas leer el resto de la historia :)
Reply
:iconroger334:
Roger334 Featured By Owner Jun 25, 2013  Student Filmographer
Ya lo creo ^^
Reply
:iconlobeznopablo:
Lobeznopablo Featured By Owner Sep 4, 2012
me gusto la trasformacion de Luna, creo que fue muy acorde, tambien cuando el rayo callo sobre Celestia, me saco un WTF "¿como se salvaria ella de eso?" me pregunte
Reply
:iconmaxlum:
Maxlum Featured By Owner Jul 13, 2012  Hobbyist Writer
como haces que esto mejore cada vez mas?

el capitulo me gusto mucho, sobre todo como te enfocas en los dialogos, tus fanfics son faciles de entender por que escribes demasiado bn!! :D
Reply
:iconmarvbkr:
Marvbkr Featured By Owner Jul 13, 2012
Gracias. Aunque debo decir que en algunas partes llego aponer signos de mas XD y en este capitulo repetí demasiado la palabra Luna.

Con respecto a la historia, pues mientras la escribía se me ocurrían las ideas y después trataba de elegir la mas acorde con lo que sucedía en ese momento.
Reply
:iconmaxlum:
Maxlum Featured By Owner Jul 14, 2012  Hobbyist Writer
Luna aquello, luna lo otro, luna, luna luna!!

ni me percate de ese detalle xD, en serio la forma en que redactas es genial :D
Reply
:iconfatcat96:
fatcat96 Featured By Owner Jul 12, 2012
Oooo se ya llega el climax nigthmare moon ¿porque?
Reply
Add a Comment: